¿CÓMO AFECTA LA MENINGITIS A LA VISIÓN?

¿Qué es la meningitis?

La meningitis es la inflamación del tejido que cubre el cerebro y la médula espinal – las meninges-. Existen dos categorías de meningitis: la viral y la bacteriana. Esta última es la más común y puede ser mortal si no se trata inmediatamente.

 

Síntomas

En el caso de la meningitis bacteriana, los síntomas son varios:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza intenso
  • Rigidez en el cuello, dolor en la columna vertebral
  • Rigidez en los músculos de la espalda
  • Náuseas, vómitos
  • Confusión
  • Somnolencia

A nivel visual se puede padecer una cierta incomodidad al observar luces brillantes.

 

Cuando este tipo de meningitis afecta a un bebé o a un niño y es difícil que nos describa los síntomas arriba mencionados (sobre todo en el caso del bebé), hay que fijarse en su actitud pues no tendrá ganas de actividad, puede estar irritable o comer poco.

Hay que estar atentos pues sea cual sea la edad de la persona afectada, se podría producir un desmayo. Además, un claro indicio es cuando la persona tiene estos síntomas y se siente más cómoda en posición fetal, pues disminuye así la tensión muscular de la espalda.

Aquellos que sobreviven a este tipo de meningitis sufren a veces de discapacidad severa como resultado de la misma. El daño cerebral y la sordera son dos consecuencias frecuentes de este tipo de meningitis. No es extraño que el sistema visual quede afectado, causando ceguera de forma permanente en el peor de los casos.

Por eso es importante acudir lo antes posible a un médico para así empezar con un tratamiento.

 

La meningitis puede provocar cierta incomodidad al observar luces brillantes.
La meningitis puede provocar cierta incomodidad al observar luces brillantes.

 

En cambio, y a pesar de que los síntomas se parecen mucho, la meningitis viral no es tan peligrosa como la bacteriana. A nivel de tratamiento difiere de esta última pues no existe  uno específico y la persona afectada suele sanar por sí misma. Su médico le recomendará reposo absoluto, que beba mucho líquido y medicinas para tratar la fiebre y los dolores de cabeza.

 

Prevención

Como siempre ante cualquier patología, la mejor arma es la prevención. En este caso se recomienda lavarse bien las manos y hacerlo a menudo. Y por supuesto acudir a un médico lo antes posible.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*