EL AMOR ES CIEGO

¿Y si el amor fuera ciego?

No pensamos que sea la primera vez que oyes la expresión “el amor es ciego”, pues generación tras generación, y de forma habitual y recurrente, esta frase ha salido de la boca de una persona cercana. Y es que suele usarse para referirse a la forma irracional de actuar de una persona cuando está enamorada de otra. Por eso, las preguntas a las que vamos a contestar hoy son: ¿realmente el amor es ciego? ¿Percibimos a la otra persona de forma diferente cuando estamos enamorados?

 

La ciencia se ha pronunciando y finalmente ha demostrado que sí, el amor es ciegoLa ciencia se ha pronunciando y finalmente ha demostrado que sí. Cuando dos personas se  enamoran, la percepción de la otra persona cambia. Es algo endógeno (lo llevamos naturalmente dentro). Es un rasgo de la evolución humana. Por eso, en cuanto la palabra “amor” se activa en nuestro cuerpo, la naturaleza y nuestro cerebro se encargan de que al principio no veamos ninguno de los defectos de la persona amada. ¿Por qué? Es tan simple como una característica fundamental de la evolución de la raza humana: se trata de evitar que la humanidad se extinga y que desaparezca la procreación.

 

Según nos explica la ciencia, al principio de enamorarnos, nuestro cerebro desactiva los mecanismos de alerta ante los defectos que en una situación normal no nos gustarían de esa persona. ¿Y qué provoca entonces? Que nos volvamos automáticamente menos críticos y que juzguemos o evaluemos en menor grado al otro ser.

 

El amor maternal – al igual que en el amor romántico - hace que una madre sea menos crítica con sus hijos que con los ajenos.En esta etapa también se activan una serie de químicos que nos hacen tener sensaciones de bienestar, de felicidad e incluso de euforia. Pero a la vez, desactivan el instinto que nos ayuda a evaluar a las personas.

Un caso similar es el de las madres. El amor maternal – al igual que en el amor romántico – hace que una madre sea menos crítica con sus hijos que con los ajenos. Y es que el amor suspende la capacidad de criticar.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*