MIOQUIMIA PALPEBRAL

¿Qué es la mioquimia palpebral?

Se trata de un temblor rápido, involuntario y repetido de la musculatura del párpado. Suele ocurrir en el párpado inferior  y puede producirse durante unos días o pocas semanas. No es una patología y por lo general no hay que preocuparse.

 

¿Qué causa la mioquimia palpebral?

A pesar de que cuando ocurre puede preocupar, como hemos comentado, no hay que alarmarse pues se trata de una afección benigna. Hay varios desencadenantes entre los que se encuentran:

  • Estrés: cada cuerpo reacciona de manera diferente al estrés. En este caso mediante un temblor en el ojo. Descubre más efectos del estrés en este artículo.

 

  • Cansancio: la falta de sueño provoca espasmos en los párpados.

 

  • Cansancio ocular: nos pasamos cada vez más horas delante de una pantalla electrónica y eso provoca fatiga ocular.

 

  • Cafeína o bebidas estimulantes: un exceso de cafeína puede ser la causa del temblor en los párpados. Como siempre, hay que moderar su consumo.

 

  • Alcohol: al igual que la cafeína, el alcohol causa espasmos en los ojos. Descubre más efectos del alcohol en este artículo.

 

  • Sequedad ocular: puede ser debida por muchos factores: vivir en zonas secas, de mucho viento, demasiadas horas delante de una pantalla, las lentes de contacto… Todas estas causas pueden provocar una mioquimia palpebral.

 

  • Desequilibrios en la nutrición: carecer de magnesio podría provocar temblores en el párpado. Este mineral es esencial para los humanos por lo que es imprescindible consumirlo periódicamente.

 

  • Alergia: cuando se padece una alergia, se suele recomendar la ingesta de antihistamínicos que pueden provocar ojo seco.

 

  • Efectos secundarios de ciertos medicamentos.

 

El estrés puede provocar mioquimia palpebral

 

Tratamiento de la mioquimia palpebral

Casi todos los casos de mioquimia palpebral son benignos y transitorios. De la misma manera que aparece, desaparece de forma espontánea. Lo importante es buscar la causa (alcohol, cansancio,…) con el fin de reducirla y hacer desaparecer los espasmos de los párpados. Si tras la reducción de la causa, no se reduce o no desaparece el temblor, lo mejor será acudir al oftalmólogo.

 

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*