vallmedicvision-retinopatia-diabetica- diabetes

 

¿Qué es?

La diabetes Mellitus provoca, con el paso del tiempo, un deterioro de los vasos sanguíneos en la retina que puede derivar en una pérdida de visión severa.

La diabetes puede dividirse en dos tipos

Diabetes de Tipo I: Se manifiesta cuando el organismo deja de producir la insulina necesaria. Como consecuencia, los niveles de glucemia (azúcar) aumentan. Puede afectar a personas de todas las edades, aunque suele aparecer durante la niñez o juventud. Las personas afectadas necesitan inyecciones de insulina a diario para controlar la enfermedad. Se puede llevar una vida normal, siempre y cuando sea saludable (con la combinación de dieta sana, ejercicio físico y control estricto de los niveles de glucemia).

Diabetes de Tipo II: Es más común que la de tipo I. Suele aparecer en los adultos. En este caso el organismo de la persona afectada sí produce insulina, pero lo hace de forma insuficiente o también es posible que el organismo no responda a sus efectos. Por ese motivo estas personas también deben tratarse, aunque no son dependientes de las inyecciones de insulina como en caso de la diabetes de tipo I. Sin embargo, suelen tratarse con una medicación oral. Es más difícil detectar este tipo de diabetes puesto que los síntomas pueden tardar tiempo en manifestarse.

La retinopatía diabética afecta a la retina a diferentes niveles, dependiendo del grado y del tipo de diabetes. Ocurre debido a la lesión de los vasos sanguíneos presentes en la retina. Suele aparecer en los pacientes que están afectados por la diabetes desde hace mucho tiempo y, en general, con un inadecuado control metabólico. Se pueden diferenciar dos tipos de retinopatía diabética:

  • Proliferativa: común en la diabetes de tipo I. Debido al crecimiento de nuevos vasos sanguíneos (neovasos), se pueden producir hemorragias vítreas o desprendimientos de retina o glaucoma. La pérdida de visión puede ser severa.
  • No proliferativa: frecuente en la diabetes de tipo II. Altera la agudeza visual a consecuencia de la degeneración de la retina por engrosamiento de capas internas.

¿A qué se debe?

La gravedad de las consecuencias suele estar directamente relacionada con el tipo de diabetes y con el tiempo que lleve el paciente padeciendo la enfermedad.

El daño en los vasos sanguíneos viene dado por los niveles altos de glucemia. Las paredes de los vasos se debilitan, se vuelven más frágiles y así pueden llegar a dejar pasar fluidos o sangre al exterior. De esta forma, las imágenes formadas en la retina (enviadas posteriormente al cerebro) son borrosas o distorsionadas. Por otro lado, estos fluidos también pueden migrar al espacio vítreo, provocando que éste se vuelva opaco.

Síntomas

Los síntomas pueden aparecer gradualmente o de forma brusca. Siempre que un paciente sea diabético, hay que tener en cuenta que es muy importante ir realizando exámenes de fondo de ojo para ir controlando la retina y su evolución.

Los síntomas de la retinopatía diabética suelen ser la pérdida de la agudeza visual (lenta o brusca), posibles “moscas volantes”, pérdidas de visión en ciertas zonas o sombras extrañas. También es posible que se noten dificultades en la visión nocturna.

Tratamiento

En primer lugar, es importante controlar rigurosamente los niveles de glucemia (azúcar) en la sangre y la presión arterial puesto que estos son causantes directos de los trastornos oculares. Además, se recomienda llevar una dieta sana y una vida saludable, ya que la obesidad y el tabaquismo son otros de los factores que afectan negativamente en la retinopatía diabética.

Cuando la retina está ya tocada por la Retinopatía Diabética, hay diferentes métodos para combatirla, según la zona afectada. El tratamiento con láser es el que más se utiliza para las complicaciones oculares derivadas de la diabetes. Esta técnica, llamada Panretinofotocoagulación (PFC) pretende evitar la progresión de la pérdida visual y sus resultados son satisfactorios en un porcentaje elevado.

En ocasiones, cuando el paciente tiene edema macular y el tratamiento láser no tiene efecto, se recurre a terapias con inyecciones intravítreas. Son unos fármacos que se combinan con el  láser, potenciando su efecto. En las retinopatías diabéticas proliferativas más complicadas, en las cuales aparecen hemorragias vítreas o desprendimiento de retina, el tratamiento utilizado es el quirúrgico (vitrectomía).
Es posible que existan otras complicaciones secundarias como la catarata o el glaucoma, que son tratadas de forma paralela con otros métodos.

¿Cómo se puede prevenir?

Cuando un paciente tiene Diabetes debe tener un control endocrinológico adecuado. Se deben vigilar los niveles de: glucemia, hemoglobina glicosilada, microalbuminuria en la orina así como hipertensión arterial, los lípidos, el sobrepeso y la función renal. Por ese motivo el oftalmólogo remite a los pacientes afectados a otros especialistas (endocrinos) que se encargan de llevar este control para trabajar de forma conjunta. Se recomienda, además, dejar de fumar.

La prevención de la ceguera causada por una retinopatía diabética se basa en la realización de revisiones de fondo de ojo de todos aquellos pacientes afectados por la diabetes. En general las pérdidas visuales pueden evitarse siempre y cuando se realice un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado.

Contacto VallmedicVision
vallmedic_logo_header

Av. Nacions Unides, 17
AD 700 Escaldes-Engordany
+376 88 55 44

Av. Picasso, 57
07014 Palma de Mallorca
+34 971 220 666

Passeig Vilanova, 94
08870 Sitges, Barcelona
+34 93 625 2440

Copyright por Vallmedic 2018. Todos los derechos reservados.