¿QUÉ ES LA RETINOPATIA DIABÉTICA?

La Retinopatía diabética es una de las principales complicaciones oculares derivadas de la diabetes. Se trata de una enfermedad que puede provocar ceguera irreversible pero que si es detectada a tiempo, se puede controlar en la mayoría de casos si se trata de forma precoz.

 

Diferencia entre ojo sano y ojo con retinopatía diabética

 

La retinopatía diabética se debe al daño en los vasos sanguíneos por los altos niveles sanguíneos de glucemia. Las paredes de los vasos se debilitan, se vuelven más frágiles y así pueden llegar a dejar pasar fluidos o sangre al exterior. De esta forma, las imágenes formadas en la retina (enviadas posteriormente al cerebro) son borrosas o distorsionadas. Estos fluidos también pueden migrar al espacio vítreo, provocando que éste se vuelva opaco. Existen dos tipos de retinopatía diabética:

  • Proliferativa: común en la diabetes que aparece en jóvenes o durante la infancia. Debido al crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, se pueden producir hemorragias vítreas, desprendimientos de retina o glaucoma. La pérdida de visión puede ser severa.
  • No proliferativa: frecuente en la diabetes que aparece a edades adultas. Altera la agudeza visual a consecuencia de la degeneración de la retina.

La retinopatía diabética es consecuencia de la diabetesPor otro lado, llevar una vida sana a nivel de alimentación y de ejercicio físico es recomendable a la hora de prevenir el desarrollo de esta enfermedad. El control metabólico también es muy importante: hay que vigilar los niveles de glucemia o presión arterial ya que son los principales factores de riesgo que desestabilizan la diabetes y, consecuentemente, afectan a la retinopatía diabética.

Durante las primeras fases de la retinopatía diabética, el paciente puede no detectar síntomas pero el oftalmólogo puede ver indicios en el fondo de ojo de que algo anómalo pueda estar ocurriendo, gracias a exámenes con lámpara de hendidura o con una prueba que analiza al detalle los tejidos retinianos llamada OCT.

 

Con el tiempo, pueden surgir distintos síntomas:

  • Pérdida de la agudeza visual y borrosidad (lenta o brusca)
  • “Moscas volantes” o manchas en el campo visual
  • Visión nocturna alterada
  • Zonas de la visión con manchas o con sombras

Hoy en día existen distintos tratamientos para combatir la retinopatía diabética.

  • Fotocoagulación con láser, en los casos en los que aún no hay hemorragias. Lo que se pretende es evitar la progresión de la perdida visual.
  • Inyecciones intravítreas: en casos en los que existe un edema macular.
  • Cirugía de vitrectomía: cuando hay hemorragias graves y la sangre ha invadido el humor vítreo. Suele suceder en los casos con retinopatías diabéticas proliferativas más complicadas.

 

Así pues, si padeces de diabetes, es importante dar a conocer el impacto que tiene en nuestro organismo y por ese motivo hemos querido concienciar y motivar a nuestros pacientes para que cuiden tanto su salud general como su salud visual.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*