PAQUITA RAMÍREZ: UNA MUJER IMPARABLE

08/11/2019 by Sergi Valls0
paquitaramirezvallmedicandorra.jpg

Cómo bien sabéis, nos gusta hablar de personas que transmiten mucho, que rompen barreras sin dudarlo y que son un ejemplo de superación en sí mismas. Hoy le toca el turno a Paquita Ramírez.

Con problemas oculares desde muy joven

Nuestro personaje destacado de hoy es Paquita Ramírez que a sus 18 años ya empezó a tener problemas oculares y todo a raíz de una uveítis hipertensiva. Desde Andorra se desplaza a Barcelona durante meses para ser tratada. Debido al tratamiento con cortisona, tuvo problemas de presión intraocular (PIO).

A los 21 años la operan por primera vez, pero la intervención no sale lo bien que se esperaba. Se desplaza hasta Toulouse (Francia) dónde está ingresada un mes para ver si le encuentran la causa de su patología ocular puesto que cada vez ve menos y la PIO es cada vez más alta (llega a alcanzar 50 mmHg). Finalmente, se le opera hasta once veces para tratar de bajar el nivel de presión intraocular, pero se provocan daños en el cristalino y la córnea perdiendo la visión en el ojo izquierdo por culpa del Glaucoma provocado por la alta presión en ese mismo ojo.

Entre tanto se queda embarazada y tiene un aumento de presión intraocular (PIO) en el ojo derecho y la tienen que operar de urgencia poniendo una válvula, sin garantías de recuperar visión. A los 7 meses de embarazo, la válvula se escapa y tiene que ser operada de nuevo.

La visión en ese ojo se deteriora y se inicia una época muy dura. Le trasplantan la córnea dos veces visto que la primera operación no es exitosa. Nace su hijo y se inicia una época muy dura porque visualmente tiene lo que se considera baja visión: ve entre el 8 y el 10% y dependiendo de factores ambientales como la intensidad de la luz, de si está nublado,…

A raíz del segundo trasplante recupera algo de visión – muy poca en realidad- pero eso no le impide salir a la calle con el cochecito a pesar de la poca agudeza visual que tiene.

El deporte que lo cambió todo

A raíz de que su hijo empieza a esquiar con el colegio, ella también se inicia en el deporte blanco. Al principio tiene que hacerlo en fila y Manel, su marido, la va guiando a gritos. Poco a poco se aficiona y un fin de semana coinciden con gente de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles) y ambos observan como lo hacen. A partir de ahí empiezan a imitarlos. Su marido mejora el guiado al hacer un curso de guiado con la misma ONCE, pero todo de forma “muy casera y a través de unos walkie talkie”.

Paquita empieza a entrenar con otros miembros de FADEA (Federación Andorrana de Deportes Adaptados) pero también empieza a practicar raquetas de nieve, pesca o algo tan simple para nosotros, pero no tan común para una persona con baja visión como puede ser caminar por la montaña.

Al principio le resulta complicado, pero se acostumbra rápidamente. Su método para seguir a su marido consiste en inventarse técnicas como atarse a su mochila que va delante. De subida ve mejor el perfil, pero de bajada lo ve todo liso y sin desnivel. Hacen varias pruebas para mejorar las bajadas, hasta llegar a cogerse a la mochila de él para bajar más deprisa y de forma más segura. Perfilan la técnica de tal manera que, si ella se cae, en vez de hacerlo hacia atrás, lo hace hacia delante para así apoyarse en su marido. De esta manera evitan que él se caiga encima de ella. Esto les pasa una vez bajando del Comapedrosa, el pico más alto de Andorra, situado a 2.942m de altura.

Poco a poco empieza a subir a la mayoría picos de Andorra, así como hacer el campeonato de Andorra de “travesses”, una serie de carreras que se desarrollan por las montañas andorranas de primavera a otoño en las que no se tienen en cuenta discapacidades como la de Paquita. En 2008 queda subcampeona de su categoría.

En septiembre de 2006 sube al Aneto (3.404m) y empieza a acumular picos tanto en España (Posets 3.371m, Perdiguero 3.371m, entre muchos otros) como a nivel europeo, el Vignemale (3.298m) en Francia, entre otros.

 

Junto con su marido en la cima del Vignemale

 

Ese invierno del 2006, Paquita Ramírez participa en la Paralimpiada de Torino (Italia) en la modalidad de esquí adaptado. Además de ser la abanderada de Andorra, queda en una meritoria 8ª posición en Slalom y de su categoría en invidentes.

 

Paquita Ramírez, abanderada de Andorra en Torino

 

En la misma modalidad, pero unos años más tarde en Suecia, gana una medalla de plata.

En 2009 participa en la 1ª edición de la Andorra Ultra Trail, en la modalidad Trail de 35kms. Queda 3ª de su categoría (medalla de bronce). Kilian Jornet también participaba en esta 1ª edición y de hecho tiene una foto con él.

Estamos ya en 2010 y realiza el Tour del Montblanc (Francia) y la ruta Cavalls del vent, un trekking por el Pirineo más amable. Meses más tarde sube al Puigmal situado a 2.913m.

Ese invierno participa en la paraolimpiada de Vancouver (Canadá) participando en la modalidad Slalom representando de nuevo Andorra. Finaliza en una meritoria 9ª posición en Slalom y 11ª en Gigante.

 

Paquita Ramírez, en Vancouver

 

Cabe destacar que en ese ya momento, cuando Paquita Ramírez esquiaba, se comunicaban con su marido, que hacía de guía, mediante unos cascos con Bluetooth, sistema utilizado en motos. Se evitaban así las interferencias.

En 2011 viajan a Nepal con el objetivo de realizar el trekking que da la vuelta a los Annapurnas, llegando a los 5.416m de los 8.091m del mismo Annapurna, la décima montaña más alta del mundo.

Un año más tarde sube con su marido al Toubkal en la cordillera del Atlas, en Marruecos, y situado a 4.167m altura.

Nos encontramos ya en noviembre 2013 que es cuando consigue a Liza, una perra labrador que es su guía.

A todos estos ascensos hay que sumarle que Paquita con su marido, se dedican además al baile de salón durante 4 años.

 

Paquita Ramírez y Manel en el Annpurna

 

2017: un año especial

Ese año realiza el camino de Santiago por primera vez con su hijo, la novia de su hijo, su marido y Liza, la perra guía. Caminan por la ruta francesa desde St Jean Pied de Port y con llegada, como no, a Santiago. Al año siguiente lo vuelven a repetir, pero iniciando la ruta del norte en Irún dirección Oviedo y empalmando con la ruta Primitiva.

Paquita Ramirez, Manel y Liza haciendo el Camino de Santiago

 

Otras hazañas más recientes

Poco meses antes de esta entrevista, han realizado los tres, junto con una pareja de amigos, el Camino de los Cátaros desde Berga (Cataluña) a Montsegur (Ariège-Francia), en los que recorrieron durante 8 días una distancia de 190km. con un desnivel positivo acumulado de 9.259m y negativo acumulado de 10.190m.

Recientemente han hecho la Coronallacs, una ruta que da la vuelta a Andorra, con 92kms de distancia y en el que hay la posibilidad de dormir en refugios guardados.

Y ya para acabar, ha estado haciendo el Tour del Aneto, 120kms durante 6 días, pocos días antes de esta entrevista.

Tras leer todos estos ascensos, actividades y logros de Paquita Ramírez, una persona con un entre 8 y 10% de visión, esperamos que hayas sentido la inspiración necesaria para invadir tu cuerpo y empujarte a lograr tus sueños, sean deportivos o de cualquier otra índole.


DEJA UN MENSAJE

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados com *


Contacto Vallmedic Vision
Vallmedic


Av. Nacions Unides, 17
AD 700 Escaldes-Engordany
+376 88 55 44

Av. Picasso, 57
07014 Palma de Mallorca
+34 971 220 666

Copyright por Vallmedic 2018. Todos los derechos reservados.